Madonna se encuentra a la espera de que se realice el juicio que determina quién tendrá la custodia de su hijo de quince años, Rocco, quien desde la navidad pasada se encuentra en Londres viviendo junto a su padre.

Y aunque el tribunal determinará la sentencia sobre el caso el próximo dos de marzo, la cantante no quiere descuidar ni un segundo más al menor y tomó una drástica decisión. Es que tal como lo consigna el medio internacional TMZ, la diva cree que Rocco está tomando un mal camino junto a Guy Ritchie, su padre, ya que este no le pondría los límites a su hijo.

Es por eso que la también empresaria decidió contratar a detectives privados para que vigilen los pasos del menor y ella pueda estar enterada de todo lo que realiza Rocco lejos de ella.

Y a ti, ¿qué te parece esta medida?