Alejado del fútbol y los escándalos faranduleros, Kike Acuña se mantiene alejado de la polémica radicado en Putaendo, desde donde piensa su despedida del deporte a la que pretende invitar a Robin Van Persie.

[VIVIENNE ES IDÉNTICA A SU PADRE, BRAD PITT]


El exfutbolista asegura que ahora está en paz, sobre todo desde que dejó de tomar alcohol hace tres meses. "Toda la gente que ha estado cerca de mí durante toda la vida sufrió. Mi mamá, la Carla (Jara), Roxana (Muñoz), la gente que más quería”, expresó sobre su época más oscura.

Acuña pasó por un periodo rodeado de fiestas, dinero y mujeres. "Esos amigos discotequeros nunca más los vi", indicó a LUN, señalando además que en ese tiempo regaló siete casas a sus cercanos.



"Tenía tanta plata que si veía a alguien en la tele sufriendo, lo llamaba y lo ayudaba, ahora lo cuento porque es parte de mi proceso”, aseguró.

Dentro de sus conquistas, asegura que estuvo con una actriz de Hollywood. "Ahora me da lo mismo contarlo porque suena hasta ridículo. Ella es actriz muy famosa y con muchas películas", dijo, sin revelar el nombre.

En esa misma época contó que fumaba en el entretiempo de los partidos e incluso lo hacía en las concentraciones con la selección chilena. 

Actualmente se encuentra tranquilo pensando en sus proyectos como inaugurar una escuela de fútbol o instalar una distribuidora de gas, pero sí arrepentido de muchas cosas de su pasado. "Le hice daño a personas queridas (...) Me volví loco", expresó.