Luchadora, alegre y llena de fe, así siempre se mantuvo Javiera Suárez, desde que fue diagnosticada con cáncer hace casi tres años y, a pesar de haber recibido un diagnóstico bastante desfavorable durante su embarazo, la periodista continuó la batalla contra esta enfermedad y logró traer al mundo a Pedro Milagros, sin duda, un verdadero "milagro" que la llenó de felicidad, hasta sus últimos días.

(MIRA TAMBIÉN: Javiera Suárez fallece a los 36 años tras dura batalla contra el cáncer)

En marzo del 2016, Javiera recibió la lamentable noticia que cambió su vida y la de su familia para siempre. A pesar de los riesgos que corría, solo tenía un objetivo: ver nacer al bebé que llevaba en su vientre. La fe y las reiteradas peticiones por parte de su familia y seguidores, la ayudaron a superar cada obstáculo que se le presentó en el camino y fue entonces como 7 meses después, ocurrió lo parecía imposible: Se convirtió en madre.

“Estoy confiada en que Dios me está escuchando hace rato. Esto no es que Dios me ha mandado el caáncer. La vida es así nomás, de altos y bajos. Soy una agradecida de la vida, incluso del cáncer que me ha regalado muchas cosas buenas y ha sacado la mejor versión de mí. Todo lo que ha rodeado esta enfermedad ha sido para mejor”, fueron las palabras de Javiera durante una entrevista a Revista Cosas.

Tras el nacimiento de Pedrito, Javiera inició un fuerte tratamiento para combatir este melanoma que ya afectaba sus pechos, hígado, pulmones y parte de sus huesos. Tuvo que someterse a operaciones, radioterapias, quimioterapias y fuertes tratamientos para pelear una guerra que hoy, lamentablemente, no pudo continuar.

Una mujer que, sin duda, será recordada por su temple y valentía.