Luego del salir del reality Resistiré, Ignacia Michelson empezó a sentir algunos malestares y dolores en sus glúteos. Al asistir a una consulta médica la semana pasada, el profesional notó que Michelson tenía silicona industrial o metacril (polimetilmetacrilato, compuesto por microesferas de acrílico gel) en dicha parte de su cuerpo.

MIRA TAMBIÉN: ¿Qué hizo Arturo Vidal con el tatuaje de Marité Matus que tiene en su pierna?

Sebastián Puchi, doctor de la universidad de Los Andes, declaró a LUN que "Ignacia llegó con la idea de hacerse una lipoescultura. Le pregunté sobre sus operaciones y me dijo que se había inyectado algo en los glúteos. Al examinarla me di cuenta de inmediato que era metacril. En palabras simples se siente duro, como unas pelotitas duras que son como quistes".

Cuando el especialista le contó sobre esto, la joven de 26 años lloró. 

La pareja de Sargento Rap, quien también conversó con LUN, contó que "me dolían los glúteos cuando me sentaba. Pensé que era muscular, pero después vi que que me salieron unos porotitos y unos hoyos, así como celulitis. El dolor comenzó a hacerse más fuerte".

Michelson señaló que el procedimiento se lo había realizado hace tres años en el mismo lugar donde recientemente una treintena de mujeres denunciaron que les habían inyectado una sustancia ilícita que les había provocado serios daños.

Y es que, de hecho, el 26 de julio la Municipalidad de Las Condes junto a la seremi de Salud, decidieron clausurar dicha casa que realizaba procedimientos estéticos ilegales.  

En la ocasión, la ex chica reality pagó $1.000.000 y ahora tendrá que somerse nuevamente a una operación para sacar el metacril de sus glúteos.