No es la primera vez que Kivanc Tatlitug (35 años, 1.87 m.) se apodera de las pantallas de Mega protagonizando una novela turca. El actor, que ha recibido el apodo de “el Brad Pitt turco” ya había sido estelar en "Cesur", telenovela donde un hombre busca venganza por el asesinato de su padre y termina enamorándose de la hija del principal sospechoso.

Ahora en “Crash” el policía Kadir intenta recomponer su vida luego del trágico fallecimiento de su mujer e hija. Se reencontrará con una antigua pareja que lo dejó, la cual ha sufrido el secuestro de su hija a manos de Veli, un excompañero del departamento de policía.

MIRA EN MEGA.CL: Actriz Ana de Armas ya aparece caracterizada como Marilyn Monroe en película para Netflix 

“El Mercurio” consignó declaraciones del actor sobre su trayectoria y a pesar de ser una estrella en su país, intenta tener una vida sencilla. Su verdadero sueño estaba ligado al deporte: quería ser basquetbolista y tuvo un fructífero paso por la división amateur de Besiktas, pero una lesión en el tendón de Aquiles frustró ese sueño.

“La vida continúa y sabía que tenía que encontrar algo nuevo en lo que concentrarme. En tiempos de desesperación o cuando se pierde la motivación, uno tiene que aprender a reemplazar una cosa con otra para vivir plenamente”, dijo Kivanc sobre su primer fracaso, aunque sigue jugando cada vez que puede y viendo los partidos de los Chicago Bulls.

Debutó en la teleserie “Gumus” (transmitida en 2015 por Mega), luego de sus incursiones en el modelaje y la actuación. El modelaje parece ser una fuerte puerta de entrada para los actores de la industria turca, ya que también hay un patrón de actrices que fueron candidatas en concursos de belleza y Miss Turquía, como el caso de Melisa Asli Pamuk, que interpreta a Cemre en Crash.

Kivanc marcó su carrera con su participación en Ezel, lo que catapultó su fama hasta tener llamados del cine de Hollywood. “En 2014 me ofrecieron un papel en Hollywood en la película “Promesa de Vida”, dirigida y protagonizada por Rusell Crowe que se filmó en Turquía, pero estaba grabando “Kurt Seyit” en Rusia en ese tiempo y no pude aceptar”, contó.  

El actor tiene una agenda copada de proyectos, donde privilegia en sus tiempos libres el motocross, y su comprometida labor humanitaria como embajador de la UNICEF desde los 25 años. “Es un privilegio. Cada niño merece una mejor vida”

View this post on Instagram

#kivanctatlitug

A post shared by Kıvanç Tatlıtuğ (@tatlitug) on

View this post on Instagram

#kivanctatlitug 🤗

A post shared by Kıvanç Tatlıtuğ (@tatlitug) on

View this post on Instagram

#kivanctatlitug

A post shared by Kıvanç Tatlıtuğ (@tatlitug) on