Las mujeres que forman parte de la realeza suelen asistir a los eventos con hermosos atuendos, y verlas lucir un mismo vestido es toda una conmoción. Esto fue lo que sucedió con el vestido blanco con inspiración nupcial de la firma Self Portrait, que vistió recientemente la princesa Ingrid Alexandra de Noruega para la cena de su confirmación.

MIRA TAMBIÉN: "Me dicen que soy la Tonka rancagüina": Kathy Orellana comentó su nuevo look

El especializado sitio Vanity Fair presentó un interesante análisis que habla del "vestido viral de las royals europeas (que no es de Zara)".

MIRA TAMBIÉN: Adria: La hija de Ricardo Arjona que se abre camino en Hollywood

Esta pieza está compuesta por una falda de crepé plisada con una abertura hasta el muslo y cuerpo ajustado, de encaje floral con mangas largas. Y fue a Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, a quien se lo vimos por primera vez para asistir a la presentación de la película británica “A Street Cat Named Bob” en Londres.

Otra de las mujeres de la realeza europea que decidió llevar este romántico vestido blanco, fue la princesa Sofía de Suecia, en junio de este año, para asistir a la cena de estado en el Palacio de Estocolmo para recibir al presidente de Corea.

Pero esta prenda de Self Portrait no solo es famoso entre las royals, también caló en miembros de la farándula americana. Paris Hilton lució por primera vez este vestido en una gala benéfica de la organización contra el sida amfAR, tan solo un mes antes que lo hiciera Kate Middleton.