La crisis social que se está viviendo en Chile ha logrado que varios artistas nacionales expresen sus opiniones y posturas al respecto, de hecho varios han sido los que se han manifestado junto a todos los chilenos durante los últimos días.

Una de ellas es Camila Gallardo, quien pocas horas antes de este sábado, día en que celebra su cumpleaños número 23,  compartió en sus redes sociales un extenso para expresar la razón de por qué "no puede quedarse callada" respecto a la situación actual del país.

"Soy una mujer orgullosa de sus raíces", comenzó. "Mis abuelos son de San Felipe, mi abuela temporera de fruta y mi abuelo trabaja en el campo en Putaendo. Desde chica cante folclor, mis padres siempre me conectaron con la tierra chilena y con mis raíces"

(MIRA TAMBIÉN: Adamari López estrenó nuevo look: melana de color negro)

Luego, manifesó que "soy una mujer con suerte. Nunca me faltó nada. He tenido una vida rodeada por el conocido “privilegio” al que prefiero llamarle SUERTE. Esta semana he podido ver en los ojos de la gente esperanza. He podido ver el color de la rabia. Y todos hemos sido testigos de lo pesada que se siente la angustia"

Además, la cantante afirmó que varios de sus seguidores la han criticado por su manera de manifestarse, pero que "no me he quedado callada porque no puedo y porque no me lo permito. La violencia jerárquica de la que hemos sido testigos está semana ha sido repudiable y no voy a dejar de condenarla. La violencia no se justifica nunca y los derechos humanos se respetan siempre (…) No me he quedado callada porque Chile no merece que nos callemos".

Revisa su declaración completa a continuación:

View this post on Instagram

Declaración de Principios Les vengo a contar por qué no me he quedado callada.  Soy una mujer orgullosa de sus raíces. Que lindo que es Chile, nuestro Chile. Mis abuelos son de San Felipe, mi abuela temporera de fruta y mi abuelo trabaja en el campo en Putaendo. Desde chica cante folclor, mis padres siempre me conectaron con la tierra chilena y con mis raíces. Mis padres me enseñaron a amar la cultura mapuche por lo que pasábamos días y semanas recorriendo el sur maravillándonos con todas las historias que nadie contó.  Hoy con 22 años sigo cantando folclor y admiro a mis abuelos más que nunca. Soy una mujer con suerte.  Nunca me faltó nada. He tenido una vida rodeada por el conocido “privilegio” al que prefiero llamarle SUERTE.  Esta semana he podido ver en los ojos de la gente esperanza. He podido ver el color de la rabia. Y todos hemos sido testigos de lo pesada que se siente la angustia.  Muchos me han cuestionado. Cuestionado la forma en la que he hablado. Han querido callarme. Pero me enseñaron a ser fuerte y a alzar mi voz con fuerza.  Soy una mujer agradecida  No me he callado porque todos los días tengo un plato de comida en la mesa. Y tengo absoluta conciencia que esa bendición es producto del esfuerzo de mis abuelos y de mis padres.  Pero ese plato de comida también es gracias a muchos chilenos que han creído en mi. Pero en específico es gracias a toda la gente que ha hecho que tenga el “privilegio” de poder vivir tranquila. No me he quedado callada porque no quiero.  NO QUIERO que mi generación camine por los mismos senderos que nos han traído a la división, la falta de oportunidades y el silencio.  No me he quedado callada porque no puedo y porque no me lo permito.  La violencia jerárquica de la que hemos sido testigos está semana ha sido repudiable y no voy a dejar de condenarla. La violencia no se justifica NUNCA y los derechos humanos se respetan SIEMPRE.  No me he callado por decisión propia, yendo en contra de algunos pero a favor de todos. Y lo hago convencida de que es lo correcto.  No puedo quedarme callada. No me he quedado callada porque Chile no merece que nos callemos. {continúa en comentarios}

A post shared by CAMI (@cami) on