No se deben poner todos los huevos en la misma canasta y Nicole Moreno puede dar ejemplo de ello. Es que la ahora modelo fitness desde un principio ha sido previsora y decidió tener una fuente de ingresos paralela a sus trabajos en televisión y que hasta el momento le ha traído buenos réditos. 

Se trata de sus inversiones inmobiliarias, de las que profundizó en una entrevista con LUN. "Yo era un riesgo para el banco porque las carreras de los deportistas y de las personas que trabajamos en televisión son cortas. Y hay que pasar por mil filtros para que te den el okey… Trabajo desde los 13 años. A mí nadie me ha regalado nada", dijo sobre sus inicios en el año 2009. 

"Me empezó a gustar bastante el tema. Desde chica he sido power y me encanta trabajar. Pero pensé comercialmente. Yo no quería vivir el presente, quería trabajar un tiempo con mi personaje, pero después quería hacer otras cosas y me gustó el tema inmobiliario". 

En uno de sus viajes al extranjero, en específico a Cancún, "Luli" encontró a una persona que la orientó en este nuevo proyecto. 

"Justo en ese momento conocí a un corredor y yo estaba full grabaciones y full eventos, así que él me ayudó. Y en vez de comprar un departamento en Las Condes, compré tres departamentos en un edificio de Santiago Centro. Di el 30% de pie. Los arrendé y los dividendos se empezaron a pagar solos", indicó. 

"Hace poco aproveché la plusvalía de uno de los departamentos que compré y lo vendí. Ahora voy a seguir invirtiendo en bienes raíces. Quiero comprar en blanco sí o sí, pero también estoy buscando en verde porque siento que conviene más". 

Respecto a su estrategia con las inversiones, explica que "si tú tienes 500 millones para comprar un departamento y prefieres comprarlo al tiro porque no sabes qué va a pasar en el futuro y bla bla bla, yo digo que no. La idea es que lo compres con crédito hipotecario y lo pagues con el arriendo. Lo tienes durante diez años, por ejemplo, y la plusvalía habrá subido bastante. El mismo departamento ahora vale mucho más. Lo vendes, le pagas al banco lo que te queda de crédito y ganaste todo lo que acumulaste de plusvalía en esos diez años. Y la plata la mueves, la inviertes, la disfrutas".