El fantasma de tener un cuerpo perfecto: Conoce los síntomas de la anorexia VGstockstudio

El fantasma de tener un cuerpo perfecto: Conoce los síntomas de la anorexia

  • Por Patricia Pineda

La distorsión de la imagen corporal es uno de los síntomas principales de la anorexia, trastorno de la conducta alimentaria (TCA) que se caracteriza por una baja de peso autoinducida, debido a la creencia de verse más gruesa de lo normal, aunado al temor de aumentar de peso.

Famosas como Lady Gaga, Angelina Jolie o Demi Lovato han reconocido haber pasado por este desorden que suele predominar en mujeres adolescentes o jóvenes (entre los 10 y 30 años de edad), pero que también puede presentarse en la población masculinas, aunque en menor proporción.

De acuerdo a la doctora Paz Quinteros, psiquiatra de la Clínica Dávila, las personas que desarrollan este trastorno "se perciben así mismas más gruesas de lo real y exageran sobre la importancia del peso en la autoevaluación, por tal motivo es muy frecuente que vaya asociada a problemas de salud mental como cuadros depresivos, ansiedad, entre otros".

Aunque no existe una causa específica, la especialista señaló que, como en la mayoría de los cuadros en medicina, el origen es multicausal, es decir pueden existir varios factores que influyan para gatillar la enfermedad.

"Las teorías hablan de factores biológicos de mucho peso como la genética, que sería el principal factor que determina la vulnerabilidad a hacer un TCA". Asimismo, agregó que existen otros motivos, como por ejemplo "el ideal de belleza imperante, especialmente, en el Occidente" y el inicio de una dieta hipocalórica.

¿Cómo saber si estamos frente a una persona con anorexia?

La doctora Quinteros precisó que los síntomas de la anorexia suelen presentarse de tres maneras: conductual, emocional y físico. En este sentido, tenemos que las personas con el trastorno se caracterizan por:

- Ocupar mucho de su tiempo en el tema alimentario.

- Se vuelven hiper controladoras respecto a las ingestas de alimentos.

- Restringen y/o disminuyen los tamaños de las porciones al momento de comer.

- Se saltan comidas, cortan los alimentos en trozos pequeños y enlentecen la ingesta.

- Al poco tiempo de comer van al baño, algunas veces a vomitar.

- Suelen hacer ejercicio excesivo, se miran reiteradamente al espejo y preguntan mucho a los cercanos sobre su apariencia.

- En repetidas ocasiones mienten respecto a lo que comieron.

- Buscan en internet, con frecuencia, sitios que hablen de cómo adelgazar.

- Por lo general, se irritan con facilidad, son retraídos y caen en conductas como usar ropas anchas o taparse más que lo habitual.

- Se observan pálidos, enflaquecidos.

- Además muchas veces, pero no siempre, puede detenerse la menstruación.

Tipos de anorexia

En entrevista con Meganoticias, la facultativa manifestó que según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría existen dos subtipos:

- La anorexia nerviosa restrictiva: la persona baja de peso debido al ayuno, dietas y/o ejercicios excesivos.

- La anorexia con atracones o purgas: el paciente se provoca el vómito, usa laxantes, diuréticos o enemas.

Tratamiento y recomendaciones

El tratamiento de la anorexia va a variar según la condición clínica del paciente. Es así como la doctora Quinteros explicó que se puede realizar una intervención ambulatoria o de hospitalización. 

Sobre este particular, la especioalista de la Clínica Dávila menciónó que es importante que el tratamiento por el que debe pasar un paciente con anorexia cuente con al menos un nutriólogo, un psicólogo y un psiquiatra.

"La intervención se determinará caso a caso, tendrá alta relación también con las comorbilidades o diagnósticos asociados. En un buen porcentaje podrán requerir de terapia familiar además de individual", dijo.

Por otra parte, la doctora Quinteros recalcó que la principal recomendación va dirigida a la familia. "Es necesario ser compasivos, contactarse con el amor hacia el familiar que está sufriendo una enfermedad. Muchas veces la familia reacciona con enojo u hostilidad, pues sienten que la paciente hace esto de manera voluntaria y no lo perciben como patología. Aplicar amor y paciencia, pero también firmeza en términos de que deben respetarse las indicaciones de los profesionales en cuanto a ingestas (frecuencia, tipo), medicamentos a utilizar, asistencia a terapias etc", afirmó.

Finalmente, aconsejó "evitar las confrontaciones innecesarias y recordar siempre que estas enfermedades tienen riesgo mayor de suicidio, por lo tanto es importante mantener medicamentos y armas fuera del alcance de la persona enferma. Es clave validar emociones, empatizar con el dolor que siente la persona al percibirse a sí misma más gruesa que lo real. Validar su dolor, su pena, su angustia".

Compartir