Obsesión por los músculos: ¿Qué es la vigorexia y cuáles son sus síntomas? 4 PM production

Obsesión por los músculos: ¿Qué es la vigorexia y cuáles son sus síntomas?

  • Por Patricia Pineda

Realizar ejercicios de manera compulsiva es una señal de alerta para reconocer a una persona con vigorexia. Un adictivo culto a la belleza física, "a la figura perfecta, al cuerpo deseado", así se manifiesta este trastorno mental "producido por una distorsión de la imagen corporal, dada por la insatisfacción del individuo hacia ésta, subestimando su tamaño y su forma".

De acuerdo al deportólogo José Del Valle Briceño la vigorexia o el trastorno dismórfico corporal es un padecimiento mental en el que la persona vive una "preocupación patológica por ser débil y no tener suficiente desarrollo muscular, es decir tienen una incapacidad de ver con exactitud el tamaño del cuerpo con comportamientos obsesivos y negativos relacionados con la apariencia".

Es justamente por esta obsesión e insatisfacción que la persona con vigorexia realiza de forma continua prácticas deportivas o ejercicio físico sin tener precaución alguna y pone a su cuerpo constantemente a prueba para alcanzar la figura que desean.

El especialista de la Clínica Santa María sostuvo que los comportamientos más evidentes y asociados a este trastorno son:

  • Esfuerzo excesivo en el gimnasio.
  • Entrenamientos compulsivos.
  • Uso de anabólicos.
  • Consumo excesivo de proteínas.
  • Abuso del consumo de suplementos alimenticios.
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Baja autoestima.

El lado opuesto de la anorexia

El doctor Del Valle Briceño sostuvo que la dismorfia corporal es similar a la anorexia porque hay una imagen corporal distorsionada a como es en la realidad.

"Habitualmente la anorexia se da en mujeres que buscan la extrema delgadez, mientras que la vigorexia se da frecuentemente en hombres que desean mayor musculatura y mayor masa magra. También es similar en cuanto a su relación con la influencia de los medios y las necesidades de la sociedad actual, que buscan un determinado estereotipo y/o 'cuerpos perfectos', que según estos pacientes, son necesarios para ser aprobados por el resto de la gente o sus pares", explicó.

Mientras un paciente anoréxico consume pequeñas cantidades de alimentos o no lo hace, el vigoréxico trata por todas las vías posibles aumentar su masa muscular, ya sea mediante el consumo de proteínas y/o medicamentos, "lo que trae consigo probables efectos adversos metabólicos, hormonales y cardíacos, incluso pudiendo llegar a la muerte", precisó el deportólogo.

Por otra parte y con respecto a la realidad chilena, el facultativo indicó que se estima que "el 10% de las personas que acuden al gimnasio y el 20% de los fisicoculturistas presentan vigorexia".

¿Cómo tratar la vigorexia?

Por tratarse de una enfermedad de salud mental lo ideal es que sea tratado por psiquiatras y psicólogos a fin de llevar a cabo en el paciente terapias cognitivo-conductuales y/o recibir tratamiento farmacológico con antidepresivos como la serotonina.

"Lo ideal, es que el paciente acepte su imagen tal como es, para poder establecer metas reales y poder enfocarse en la actividad física de forma razonable. Un equipo multidisciplinario es fundamental, por lo que el apoyo de un profesional de la salud y el deporte es clave", recalcó el deportólogo.

Asimismo, manifestó que el apoyo del entorno familiar y amigos cercanos es muy importante para tener éxito. "Estos pacientes al sentirse sanos, suelen no consultar a algún especialista, salvo por alguna lesión, momento en el cual uno podría pesquisar, con mucha atención, la posible patología y derivar cuando es necesario".

Compartir