Microchip, chapita o tatuaje: ¿Cuál es el mejor método de identificación para tu mascota?

Microchip, chapita o tatuaje: ¿Cuál es el mejor método de identificación para tu mascota?

  • Por Felipe Solís Díaz

Guardar

Guardada

A partir de este martes 12 de febrero comienzan las primeras multas para los dueños de mascotas que aún no han inscrito a sus animales de compañía en el Registro Nacional de Mascotas.

Es importante aclarar que el plazo para registrar a los animales no se ha cerrado, y desde este día solo comienzan las fiscalizaciones y eventuales multas para quienes no cumplan con la normativa.

En esta etapa solo se establece que perros y gatos deben ser registrados. Para ello, cada animal debe contar con un sistema de identificación que puede ser interno, como el microchip que va bajo la piel, o externo, como una medalla, chapita, collar o tatuajes en la piel.

MIRA TAMBIÉN Inscripción de mascotas: ¿Cómo registrar a perros y gatos sin el chip?

¿CUÁL ES LA MEJOR OPCIÓN?

De acuerdo a la Ley la opción más segura y recomendada para inscribir al animal es el microchip, aunque este método no es obligatorio ni el único para realizar el registro.

El microchip consiste en un dispositivo diminuto del tamaño de un grano de arroz que va puesto bajo la piel del animal, en su lomo. Se implanta con una jeringa especial, en un proceso que tarda solo segundos y no causa dolor, ni reacciones adversas para el animal.

Este chip contiene un código de 15 dígitos que se transforman en el número de identificación del animal, de esta forma cada perro o gato puede ser individualizado de manera rápida y sencilla.

Este método es altamente recomendado, ya que en caso de extravío o robo de la mascota, permite su identificación de manera segura.

MIRA TAMBIÉN Ley "Cholito": Cuáles son las multas que arriesgas desde este martes

La medalla, chapita, o collar, es otra opción para registrar a los animales. Para mascotas de avanzada edad, que tengan alguna complicación física o de salud, o quienes no puedan implantar el microchip a su perro o gato, pueden acceder a este sistema.

Una vez registrado el animal, el sistema otorga un código de 6 dígitos alfanuméricos, el que deberá ser grabado en una medalla, chapita o collar a modo de identificación.

Este método no ofrece ninguna seguridad, ya que en caso de robo o extravío el animal puede perder su collar y nunca ser identificado.

Los tatuajes o marcas en la piel del animal, también pueden ocuparse para registrar al animal, pero es la opción menos recomendada por los veterinarios.

Una marca en la oreja del animal u otra parte de su cuerpo puede ser ocupada para su identificación, pero este sistema, además de ser doloroso para el animal no asegura su identificación.

"Antiguamente se hacía en el proceso de esterilización, pero cualquier persona inescrupulosa puede borrar o sobretatuar al animal, lo que no es seguro y atenta contra la integridad del animal", dice Yandy Capellán, especialista de Veterinaria Clínica.

Compartir