Foto archivo / Reuters

Asamblea General de ONU ratifica Pacto Mundial de Migraciones con abstención de Chile

  • Por Claudio Arce

Guardar

Guardada

Agencia AFP

La Asamblea General de la ONU ratificó este miércoles el Pacto Mundial de Migraciones, que no es vinculante y que busca reforzar la cooperación internacional para una "migración segura".

El documento, acordado entre 165 países a comienzos de diciembre en Marruecos, fue ratificado con 152 votos a favor, 5 en contra -Estados Unidos, Hungría, República Checa, Polonia e Israel- y 12 abstenciones, entre ellos Chile.

MIRA TAMBIÉN: Chile confirma abstención del Pacto de la ONU: La migración se regula internamente

El pacto, el primero a nivel mundial para gestionar la migración, plantea 23 objetivos para desalentar la migración ilegal, en momentos en que el flujo de migrantes ha aumentado a casi 260 millones en el mundo, el 3,4% de la población global.

Más del 80% de los que se mueven de un país a otro lo hacen de forma legal, pero más de 60.000 personas han muerto intentando atravesar fronteras ilegalmente desde el año 2000, según cifras de la ONU.

Varias polémicas surgieron en torno al acuerdo en varios países de la Unión Europea, que llevaron por ejemplo a la caída del gobierno de coalición de Bélgica y a presiones para la renuncia del canciller de Eslovaquia.

Líderes populistas y de derecha de varios países han tomado medidas draconianas para evitar el ingreso de migrantes y, según fuentes diplomáticas, Estados Unidos buscó hasta último momento que otros países no apoyaran el pacto.

El hecho de que el acuerdo no sea vinculante plantea inquietudes entre las ONG y defensores de los derechos humanos, que temen que sus disposiciones no se instrumenten completamente.

En Europa, donde las olas migratorias procedentes de Oriente Medio y de África del Norte en 2015 consolidaron el ascenso de políticos de extrema derecha, doce países se opusieron o se abstuvieron al pacto.

Hungría denunció una vez más el texto calificándolo de "error serio" mientras el presidente electo de Brasil de extrema derecha, Jair Bolsonaro, estimó que los inmigrantes habían hecho algunas partes de Francia "inhabitables" y anunció que iba a retirarse del acuerdo.

El pacto tiene por objetivo reforzar la cooperación internacional para una "migración segura, ordenada y regular", y pide entre otros el fin de las detenciones arbitrarias.

Sus detractores lo consideran sin embargo una manera de alentar nuevos flujos migratorios incontrolados.

 

Compartir