Aumentan a 58 los muertos y hay 305 desaparecidos por desastre en mina de Brasil / Agencia AFP.

Aumentan a 58 los muertos y hay 305 desaparecidos por desastre en mina de Brasil

  • Por Mariano Peñafiel Durruty

Guardar

Guardada

Agencia AFP.

El número de fallecidos tras la ruptura de un dique minero en Brumadinho, sureste de Brasil, subió a 58 y los desaparecidos suman 305, en tanto los operativos de búsqueda continuarán a lo largo de la noche del domingo 27 de enero, informaron las autoridades.

Se registraron "305 personas desaparecidas, el número aumentó porque algunas familias fueron registradas y no estaban en la lista inicial" y hasta ahora hay "58 muertos", indicó a la prensa el teniente coronel Flávio Godinho, portavoz de la Defensa Civil del estado de Minas Gerais.

El responsable afirmó que "con seguridad ese número (de fallecidos) aumentará" porque "hace pocos minutos fue encontrado un autobús cerca de la administración de Vale con algunos cuerpos, no tenemos números todavía", dijo refiriéndose a la compañía propietaria de la mina.

MIRA TAMBIÉN: [VIDEOS] Avalancha sobre hotel donde se celebraba un matrimonio deja al menos 15 muertos en Perú

Godinho indicó que a causa de ese último hallazgo se extenderá la búsqueda este domingo y que el número de cuerpos identificados asimismo subió a 19.

Las operaciones de rescate se reanudaron por la tarde luego de que las autoridades descartaran el riesgo de resquebrajamiento de otra represa en Brumadinho, donde la noche del viernes la ruptura de un dique dejara sepultadas bajo el lodo decenas de viviendas.

Hacia las 05:30 locales, la compañía Vale, propietaria de la mina Córrego de Feijao donde están los diques, accionó las alarmas ante el riesgo de rotura de una presa cargada con de 3 a 4 millones de metros cúbicos de agua.

MIRA TAMBIÉN: [VIDEO] Juan Guaidó convoca a una masiva movilización en Venezuela para el miércoles 30 de enero

Cerca de 3.000 personas fueron evacuadas en medio del pánico y la confusión. "Tuve que salir con mi familia, mis hijos (...). Estamos molestos, tensos, porque dejar nuestra casa no es fácil. Hace 15 años que vivimos allí", dijo a la AFP José Maria Silva, de 59 años.

Vale indicó que el nivel de riesgo se redujo con lo cual "las personas que habían dejado sus casas fueron autorizadas a regresar".

Pero muchos optaron por quedarse en los refugios. "La gente tiene miedo de que la sirena vuelva a sonar, volver a sus casas y no saber qué hacer" si ocurre otra catástrofe, dijo el médico Maicon Nunes.

Compartir