Detención de Nicolás Gil Pereg/ El Clarín

Ermitaño y malhumorado: La historia del israelí detenido por asesinar a su madre y tía

  • Por Matías Fuentes

Guardar

Guardada

Mendoza sigue conmocionada por el doble homicidio de Pyrhia Saroussy (63) y Lily Pereg (54). Su desaparición se produjo el 12 de enero, y aunque quedan puntos por aclarar, todo apuntaría como único sospechoso al hijo mayor de Pyrhia, Nicolás Gil Pereg, uno de los nombres que utilizaba.

¿Quién es Nicolás Gil Pereg?

Gilad Saroussy Pereg, nombre real del detenido, nació en Israel y desde 2007 habitaba al oeste de Argentina, donde, según él mismo relata, iba al gimnasio y trabajaba en una rotisería.

Destacaba por sus costumbres extrañas, violento, malhumorado y por sobre todo ermitaño. Denominado como un estafador de inteligencia superior a los demás, según consignó Clarín.

Paralelo a ello su madre, Pyrhia, una recaudadora de un importante ente israelí, le giraba dinero habitualmente.

MIRE TAMBIÉN: Hombre que mató a su esposa asesinó a la abogada que lo ayudó a salir de la cárcel

Facebook

"Quiero que las encuentren vivas"

Misteriosamente, Gil Pereg realizó la denuncia de las presuntas desgracias. En un interrogatorio riguroso y extenso, aseguró que compartió la jornada de aquel sábado 12 de enero con las mujeres, hasta que ellas se tomaron una micro para volver al departamento en calle España, una versión que nunca encajó bien para los efectivos.

MIRE TAMBIÉN: Ejecutan al "Jack el destripador chino": Asesinó a 11 mujeres y niñas

Pereg, que mostraba lagunas en sus argumentos, acusó a sus vecinos por la desaparición de las mujeres y por robos en su propiedad.

"Quiero que difundan las fotos para que las encuentren vivas", pidió. "No es necesario que me molesten para encontrarlas. Si hubieran hallado algo ilegal ya estaría detenido. Estoy libre y no detenido, la mejor prueba de que no encontraron anda ilegal", mencionó antes de su detención.

El Clarín

Envuelto en contradicciones

Alto, sucio y con rastas, vivía en precarias condiciones en un extenso terreno cerca de un cementerio. En su casa no había muebles ni servicios básicos. Pero los agentes a cargo del operativo encontraron algunas armas, dinero y varios animales disecándose.

"Si bien al principio tuvimos sospechas, porque había algunas lagunas en su relato, fue inteligente para disfrazar la verdad en las primeras testimoniales. Pese a eso, no dejamos de seguirlo", confirma el fiscal Fernando Guzzo.

Fiscalía ordenó este sábado excavaciones que permitieron encontrar los cadáveres a unos 1,80 metros de profundidad bajo los escombros. El acusado enterró a sus familiares en el fondo del terreno que habitaba en Guaymallén.

El Clarín

Compartir