Isla de las Muñecas: El espeluznante lugar que convoca a miles de turistas en México Wikimedia

Isla de las Muñecas: El espeluznante lugar que convoca a miles de turistas en México

  • Por Meganoticias

Seguir

Guardar

Guardada

Un lugar un tanto espeluznante se ha convertido en uno de los atractivos turísticos más especiales de México.

Se trata de la denominada ‘Isla de las Muñecas’, ubicada a dos horas de Ciudad de México, un sitio donde cientos, o quizás miles, de muñecos en mal estado adornan el paisaje y atraen a grandes cantidades de turistas año a año.

La historia señala que este lugar, al que solo se puede acceder mediante embarcaciones que viajan por canales, fue habitada hace muchos años por Julián Santana Barrera, un hombre que vivía solo en la isla y que comenzó a colocar estas muñecas como una forma de protegerse de unos extraños y escalofriantes ruidos que sentía por la noche, según consigna The Sun.

El origen de estos sonidos, según la leyenda, estaría relacionado con la muerte de una joven en la isla, quien habría fallecido ahogada y, desde entonces, su espíritu habría comenzado a rondar sin rumbo por la zona.

Esta particular forma de protección de Santana, poco a poco, comenzó a atraer a curiosos que visitaban al solitario hombre y le regalaban más muñecas, aumentando así el tamaño de la colección de las figuras, la cuales comenzaron a deteriorarse y ser mutiladas con el paso del tiempo y el efecto de la naturaleza en ellas.

Santana murió en 2001 de un infarto, aunque otras versiones apuntan a que perdió la vida ahogado en las aguas, al igual como el espíritu del que buscaba protegerse. Desde entonces su sobrino Anastasio se encarga de la “administración” de la isla y de los miles de turistas que la visitan, entre quienes incluso se contarían directores de cine como Guillermo del Toro y Tim Burton.

“Muchas muñecas están cubiertas con telarañas, a algunas les faltan extremidades y otras ni siquiera tienen cuerpos, son solo cabezas de muñecas colgando de cables oxidados en un árbol. Algunas muñecas guardaban grandes insectos que se arrastraban por la boca o la cuenca de los ojos”, fue el aterrador testimonio de Cindy Vasko, una de las turistas que se atrevió a visitar la misteriosa isla.

Compartir

Temas de esta nota