Reino Unido y la Unión Europea buscan acuerdo sobre el Brexit en una carrera contrarreloj

Reino Unido y la Unión Europea buscan acuerdo sobre el Brexit en una carrera contrarreloj

  • Por AFP

Seguir

Guardar

Guardada

La Unión Europea (UE) y el Reino Unido realizan este jueves 17 de octubre un esfuerzo de última hora para tratar de sellar un acuerdo sobre el Brexit, antes del inicio de una cumbre que se anuncia crucial para alejar el temido divorcio abrupto.

Las negociaciones parecían moverse en la noche del miércoles, al punto que el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, mencionaron un "acuerdo a punto de finalizarse".

Las dos partes ya no tienen tiempo que perder. El Brexit está previsto el 31 de octubre, pero Londres tiene hasta el sábado para lograr un pacto, o de lo contrario debe pedir una nueva prórroga, impuesta por una ley que el parlamento británico aprobó en septiembre.

El ministro británico para el Brexit, Steve Barclay, reafirmó la voluntad del ejecutivo de Boris Johnson de cumplir con esa ley, pero insistió en el deseo de salir de la UE a fines de mes para lo que mantienen "negociaciones intensas".

Londres y Bruselas decidieron dar un nuevo impulso a las negociaciones para intentar alcanzar un acuerdo antes de la cumbre de este jueves y viernes en Bruselas, para evitar que la cuestión se discuta en la reunión de mandatarios.

Más allá de las interminables discusiones por el Brexit, los líderes europeos tienen por delante una agenda sobrecargada.

En su cumbre, deben tratar de resolver sus diferencias sobre el eventual inicio de las negociaciones de adhesión con Albania y Macedonia del Norte, que Francia bloquea, y sobre qué respuesta dar a la ofensiva turca en Siria.

En el caso del Brexit, los negociadores intentan ver cómo garantizar un comercio fluido de bienes entre Irlanda, país de la UE, y la provincia británica de Irlanda del Norte, territorios que ya gozan de la libre circulación de sus ciudadanos.

El objetivo es además proteger los acuerdos de paz del Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a décadas de conflicto sangriento en la isla de Irlanda, y proteger el mercado único europeo de una competencia desleal de su todavía socio.

Compartir