Novia de Lula feliz tras su liberación:

Novia de Lula feliz tras su liberación: "¡Mañana te voy a buscar, espérame!"

  • Por Meganoticias - AFP

Seguir

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

Lula, de 73 años y viudo desde 2017, está a punto de salir de prisión y obtener prisión domiciliaria. Una "libertad" que celebran sus familiares y amigos pero que sobretodo ilusiona muchísimo a su nueva polola, la socióloga, Rosángela da Silva. 

Según fuentes cercanas a Lula, ambos se conocían desde hace años, y es que Rosángela es funcionaria pública y además, era una antigua amiga del expresidente de Brasil. De hecho, iniciaron una relación sentimental mucho antes de que él ingresara a prisión. 

"¡Espérame!": El romántico mensaje a Lula

Antes de la medianoche del jueves, Rosángela publicó en su cuenta de Twitter un tierno mensaje dedicado a Lula, tras enterarse que hoy saldría de la prisión de Curitiba gracias a una decisión judicial. "¡Mañana te voy a buscar! ¡Espérame!", escribió en la red social. 

En su publicación, La socióloga también agregó algunos 'hashtags' a su mensaje #nuestroamorsiemprevencerá, #elamornosaproxima y #teamosiempre.

 

¿Quién es la novia de Lula?

Para quienes aún no la conocen demasiado, la nueva compañera sentimental de Lula tiene 40 años de edad y trabaja desde hace 15 años en el departamento de proyectos sociales de la empresa estatal Itaipu Nacional. Es Oriunda de Sao Paulo y divide su tiempo entre Foz de Iguazú, donde trabaja, y Curitiba, donde reside. Sin embargo, siempre se toma su tiempo para visitar al exmandatario.

Lula verá la "libertad"

Los abogados de Lula anunciaron que este viernes pedirían su "liberación inmediata". Antes visitarán al exmandatario de 74 años, en la Superintendencia de la Policía Federal de la capital de Paraná, donde desde abril de 2018 cumple una pena de 8 años y 10 días de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Sin embargo, la sentencia podría cumplirla desde su hogar, después que la corte suprema decidiera el jueves por la noche que las sentencias de prisión solo pueden empezar a cumplirse una vez que los acusados hayan agotado los recursos disponibles en las cuatro instancias judiciales de Brasil, y ya no después de la segunda instancia, como era hasta ahora.

Compartir

Temas de esta nota