Pablo Pineda, el primer estudiante con síndrome de Down en terminar una carrera universitaria

Pablo Pineda, el primer estudiante con síndrome de Down en terminar una carrera universitaria

  • Por Paula Tupper

Guardar

Guardada

La Presidenta Michelle Bachelet recibió este lunes en La Moneda a Pablo Pineda y Felipe Belmar, dos jóvenes con síndrome de Down que son un ejemplo de superación. Belmar fue el primer chileno con esa discapacidad en obtener un título, al graduarse de técnico agrícola el año pasado. 

Por su parte, Pineda comenzó a hacer historia en la década de los 90, al convertirse en el primer europeo con síndrome de Down en obtener un título universitario tras graduarse de Magisterio (pedagogía). No conforme con eso, Pablo también ha publicado dos libros e incluso protagonizó una película.  

"No hay que acomplejarse de nada. Tengo síndrome de Down y a mucha honra. Estoy contento con lo que soy", aseguró Pineda en una entrevista con el diario El Mundo en 2015. 

Pero para lograr todas estas cosas, Pablo ha debido enfrentar grandes dificultades. Nació en 1974 en Málaga, España, donde tuvo que luchar por mantenerse en una escuela pública. Se enteró de su discapacidad cuando tenía alrededor de 6 años a través de un profesor: "Me dijo que tenía síndrome de Down y que si sabía lo que era. Yo le dije que sí, pero no tenía ni idea. Y le pregunté:'¿Soy tonto?' Pero él me contestó que no y que podía seguir estudiando".

Con mucho esfuerzo y soportando burlas de sus compañeros por ser distinto, Pineda logró terminar la educación secundaria y debió enfrentarse a grandes trabas burocráticas para lograr entrar a la universidad: le exigían un 60% de minusvalía y él tiene 33%. "Un catedrático me ayudó, pero tuvo que resolver muchos problemas burocráticos", cuenta.

Hoy, con 41 años, Pablo es diplomado en Magisterio, titulo al que recientemente sumó el de Psicopedagogía. En 2013 publicó su primer libro, titulado "El reto de aprender" y hace dos años dio una charla TED con el mismo nombre. En 2015 publicó su segundo libro, llamado "Niños con capacidades especiales: Manual para padres". 

También trabaja en la Fundación Adecco, donde da charlas para sensibilizar a las empresas con el fin de que contraten a personas con discapacidad. 

Pero los logros de Pablo no quedan ahí: en 2009 debutó en el cine al protagonizar la película "Yo, también", gracias a la cual ganó el premio a mejor actor en el prestigioso Festival Internacional de Cine de San Sebastián. 

Según distintas entrevistas que ha dado Pineda, una de las claves de su éxito es haber estudiado en una escuela pública. Para Pablo es fundemental que los niños con síndrome de Down se eduquen en el sistema público "donde se interactúa con gente diversa y hay un aprendizaje mutuo".

La familia de Pablo también fue clave para su desarrollo, ya que nunca lo sobreprotegieron ni le pusieron límites. "Me dejaron ser autónomo. Me enseñaban, me estimulaban y me exigían al máximo. Siempre confiaron en mí y en mis posibilidades", contó a El Mundo. 

Compartir