Arraigo nacional para exdiplomáticos chilenos acusados de tráfico de personas

Arraigo nacional para exdiplomáticos chilenos acusados de tráfico de personas

  • Por Esteban Medel

Guardar

Guardada

Con información de Esteban González

El Juzgado de Garantia de Santiago decretó este viernes las medidas cautelares de arraigo nacional, además de firma mensual y semanal para los exdiplomáticos chilenos acusados asociación ilícita por tráfico de personas.

Los respectivos cónsules en Córdoba y Dublín, Frank Sinclair y Gustavo Cantuarias se encuentran bajo sumario con el fin de establecer eventuales responsabilidades administrativas y de manera preventiva fueron separados del ejercicio de las funciones que cumplían en el exterior.

Junto a ellos, fueron formalizados Christian Chahuán, Jitendra Khatwani y Josefina Sinclair, quien es hija del exdiplomático, a quienes también se les dictaron las medidas cautelares de arraigo nacional y firmas. 

Una vez concluida la instancia, el fiscal a cargo de la investigación, Manuel Guerra, explicó que la argumentación del Ministerio Público se basa en que "los cónsules son ministros de fe, representan al Estado de Chile fuera del país y que en este caso acreditaban en el otorgamiento de las visas de que este instituto estaba reconocido por el Ministerio de Educación, lo que en ambos casos no era efectivo". 

En diciembre pasado, el Gobierno pidió la renuncia a los dos diplomáticos chilenos. En esa oportunidad el ministro de Relaciones Exteriores instruyó su separación inmediata agregando que "ambos funcionarios son objeto de investigación en un sumario instruido la semana pasada por este Ministerio. Esto, luego de que el Ministerio Público informara que ambos funcionarios serán formalizados próximamente, situación de la que fueron debidamente notificados por esta Secretaría de Estado".

MIRA TAMBIÉN: Revelan cómo operaban los cónsules chilenos investigados por tráfico de migrantes

La cartera además expuso que "reafirma su total rechazo a cualquier situación o conducta irregular, en especial en el caso de nuestros consulados en el exterior, entre cuyas tareas primordiales está asistir a los ciudadanos chilenos".

La Fiscalía investiga sobre la entrega de más de 200 visas para estudiantes de Nepal e India por parte de Cantuarias durante su paso por Asia.

CÓMO OPERABAN

El fiscal Guerra señaló en diciembre pasado el modus operandi de los imputados, señalando que "el delito se comete porque el año 2014 se constituye una entidad, una sociedad de nombre MCI", cuyo propósito era "facilitar el intercambio y la venida de personas a Chile para los efectos de realizar determinados cursos, según dice el objeto, y se les facilitase luego trabajar en el país".

Fiscalía señaló que MCI se certificó falsamente, "aprovechando la propia presencia de Sinclair al interior de la Cancillería", con timbre del ministerio de Relaciones Exteriores y la autorización del ministerio de Educación.

Compartir