Catedral de Santiago / Agencia Uno.

Violación en la catedral y abusos: Las denuncias contra sacerdote Tito Rivera que complican a Ezzati

  • Por Oliver Rodríguez

Guardar

Guardada

Fue el pasado 27 de febrero cuando el Poder Judicial recibió una demanda por indemnización de perjuicios por 350 millones de pesos en contra del Arzobispado de Santiago, cuya representación es  parte el cardenal Ricardo Ezzati. En ella, se relata un episodio denuncia de violación y abuso sexual por parte del sacerdote Tito Rivera Muñoz, hechos que se habrían desarrollado al interior de la Catedral de Santiago.

La principal víctima del caso, identificada como "Z" presentó su acusación en marzo del año 2015, cuando tenía 40 años, ante la Oficina Pastoral de Denuncias (Opade), en contra del exrector de la iglesia Las Agustinas, nombrado por el cardenal Ricardo Ezzati, informa Biobío.

En su relato, "Z" señala que Rivera, aprovechando que había ido a solicitar ayuda económica para comprar un remedio para su hija enferma, le propocionó un vaso de agua con una sustancia desconocida que provocó que perdiera el control de su cuerpo. Posteriormente, el religioso se habría avalanzado sobre él señalándole: "Lo vas a pasar rico".

MIRA TAMBIÉN: Sobrevivientes de Chile pedirán a la ONU que declare "estado genocida" al Vaticano

INVESTIGACIÓN PREVIA

Tras esto,  fue el presbítero Francisco Walker, el encargado de realizar la llamada "investigación previa", quien determinó que los hechos relatados eran verosímiles. Además, se constararon tocaciones a un seminarista y un menor de edad de 16 años, cuyas denuncias fueron archivadas sin explicación.

No obstante lo anterior, otra de las víctimas hizo entrega de ocho fotos en las que aparece Rivera en actos sexuales explícitos, las que se sumaron a videos caseros. Lo anterior se tradujo en la confesión del sacerdote respecto a mantener ese tipo de relaciones al interior de la Catedral.

Pese a contar con todos esos antecedentes, tuvo que pasar más de un año y medio (noviembre de 2016) para que Ezzati abriera una causa administrativa-penal canónica, la que derivó en que el religioso fuera sancionado con 14 años de suspensión de ministerio sacerdotal, lo cual no fue notificado ni al Ministerio Público ni la ciudadanía.

Finalmente, "Z" reveló que le contó personalmente los hechos al cardenal Ezzati, asegurando que este lo abrazó, lo invitó a rezar por el religioso que lo violó y, posteriormente, le hizo llegar la suma de $30 mil pesos. Actualmente, dicha causa está en manos del fiscal Emiliano Arias.

Revisa el documento completo: 

Compartir