Caso Nibaldo: A qué edad podrían quedar en libertad Johanna Hernández y Francisco Silva

Caso Nibaldo: A qué edad podrían quedar en libertad Johanna Hernández y Francisco Silva

  • Por Felipe Solís Díaz

Guardar

Guardada

Una dura sentencia recibieron los dos imputados por el homicidio del profesor de Villa Alemana, Nibaldo Villegas, quienes fueron condenados a presidio perpetuo calificado y presidio perpetuo.

El Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar condenó a Johanna Hernández, ex pareja del profesor, a la pena máxima que contempla el Código Penal chileno: presidio perpetuo calificado, como autora del delito de parricidio.

MIRA TAMBIÉN: Resultados Simce 2018: Revisa el puntaje que obtuvo tu colegio

Por su parte, Francisco Silva, pareja de Johanna, recibió una sentencia de presidio perpetuo como autor del delito de homicidio calificado.

¿QUÉ EDAD TENDRÁN LOS IMPUTADOS AL QUEDAR EN LIBERTAD?

De acuerdo a las respectivas condenas de los imputados, ambos podrán solicitar el beneficio de libertad condicional una vez cumplan la cantidad mínima de años de cárcel. Para Hernández serán 40 años, mientras que para Silva, 20 años.

Es decir, Johanna Hernández, que a sus 32 años de edad es condenada por parricidio, recién podría solicitar el beneficio de libertad cuando tenga 72 años, eso sería en el año 2059.

En el caso de Francisco Silva, tendría 57 años al pedir la libertad condicional, y eso ocurriría en el año 2039.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA DE AMBAS CONDENAS?

De acuerdo al Código Penal, los condenados a presidio perpetuo calificado, como Johanna Hernández, sólo podrán postular a la libertad condicional una vez que hayan cumplido 40 años de cárcel. Esta sentencia es la más alta que indica la Ley en Chile.

Si la solicitud del beneficio de libertad es rechazada, no podrá pedirla nuevamente sino después de transcurridos dos años desde su última presentación.

En el caso de Francisco Silva, los condenados a presidio perpetuo sólo podrán postular al beneficio de la libertad condicional una vez cumplidos 20 de privación de libertad.

Compartir