Crédito: Agencia Uno

Exembajador Nelson Hadad declaró ante Fiscalía por caso Tragamonedas

  • Por Paolo Cordero

Guardar

Guardada

Carolina Acuña

“No tengo ninguna relación con la Asociación Gremial Fiden, mi hijo Alberto fue dirigente de la misma, pero yo no tengo nada que ver”. Así, el exembajador, Nelson Hadad inició su declaración judicial en calidad de imputado el pasado 6 de mayo, luego que el Ministerio Público recibiera en una denuncia del Servicio Electoral (Servel) que involucra directamente a su hijo, Alberto Hadad junto a otras cuatro personas.

MIRA TAMBIÉN: Tragamonedas: La polémica de las máquinas que podrían tener sus días contados

En abril pasado, el Servel determinó presentar la acción una vez analizados los antecedentes que la Fiscalía puso en sus manos, entre ellas, escuchas telefónicas entre Abdullah Jarafe, ligado a la industria de los tragamonedas y Alberto Hadad, hijo del exembajador, quien fue miembro del directorio de la Federación de Operadores de Tragamonedas (Fiden) y también administrador de la fallida candidatura a diputado en 2017 de su padre.

Según consta en los antecedentes del caso, en ese periodo electoral, el Ministerio Público tenía intervenido el teléfono de Jarafe, tomando registros relacionados a aportes para la campaña parlamentaria. Hoy, la Fiscalía indaga si existieron o no aportes irregulares.

Denuncia del Servicio Electoral nvolucra directamente a su hijo, Alberto Hadad junto a otras cuatro personas.

La declaración

“Quiero señalar que todas las contrataciones fueron realizadas por mi administrador electoral, mi hijo Alberto, sin inmiscuirme en el detalle. La ley prevé que el administrador electoral se haga cargo de esto. Yo como candidato estaba preocupado de actividades de campaña. Además, como se trataba de mi hijo, en razón di amor filial jamás tuve duda alguna de su gestión. Debo mencionar que la cuenta de mi campaña no tuvo observación alguna”, indicó.

En otro punto, el exembajador detalló cómo conoció a Sebastián Salazar, quien ocupó el cargo de presidente de Fiden y contra quien también se dirige la denuncia presentada por el Servel.

“Conozco a Sebastián Salazar, quien me fue presentado por Alberto un tiempo antes de empezar mi campaña, como en junio o julio de 2017, fundamentalmente para realizar una asesoría estratégica comunicacional. Lo conocí en la casa de Alberto y después, el propio Alberto me dijo que lo había contratado, como asesor comunicacional y estratégico, ignoro sus conocimientos o expertise sobre el particular”, dijo.

En ese mismo punto agregó que “vi en la rendición de cuentas de este señor una factura de una empresa ligada a él, de nombre Inversiones y Asesorías Salher Limitada, por la suma de $ 5.000.000 (…) Del mismo modo, prestaron servicios a la campaña Pablo Zalaquett y Mónica Zalaquett, también contratados por Alberto”.

Más adelante afirmó que, si bien el límite de gastos electorales de su campaña bordearon los $288 millones, se gastó cerca de $44 millones.

“Tuve que pedir un crédito al Banco de Chile por aproximadamente $ 20.000.000.- para pagar los gastos de mi campaña, que todavía estoy pagando personalmente. Tuve un aporte del PDC por $ 6.000.000 al inicio de la campaña y $ 1.000.000 al finalizar la misma”, aseguró.

Al término de su declaración, indicó a la Fiscalía que no conoce a Abdullah Jarufe y que “este señor no ha hecho depósitos a mis cuentas, como tampoco a la del Banco Estado vía SERVEL, habilitada expresamente para la campaña. Tampoco he recibido depósitos de nadie relacionado con FIDEN ni con el rubro de las tragamonedas”.

Sobreseimiento del caso

Por estos días, su defensa evalúa solicitar su sobreseimiento del caso. Así lo confirmó su abogado Mario Vargas en conversación con Ahora Noticias. “Después de casi un año de investigación y revisando todos los antecedentes de la misma hemos llegado a la conclusión de que no existe participación de mi cliente en ningún delito”, indicó.

Compartir