Los ocho cargos que Estados Unidos imputa a Carlos Cardoen en su solicitud de extradición

Los ocho cargos que Estados Unidos imputa a Carlos Cardoen en su solicitud de extradición

  • Por Diego Ponce

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

El Departamento de Justicia de EEUU, presentó una solicitud de extradición de más de 100 páginas, en contra del empresario chileno, Carlos Cardoen, por diversos delitos cometidos que contravienen las leyes del país norteamericano.

Ocho fueron los cargos que se le imputaron al empresario, quien hace dos meses se encuentra bajo arresto domiciliario total.

Entre ellos, se le acusa de pasar por alto los controles aduaneros estadounidenses para exportar circonio de forma ilegal a Chile, el que posteriormente fue utilizado en la fabricación de bombas de racimo. 

MIRA TAMBIÉN: Decretan arresto domiciliario total para Carlos Cardoen

En la misma línea, el documento apunta a un supuesto encubrimiento, por parte de Cardoen, cuando presentó documentos y declaraciones falsas, para respaldar que el circonio ingresado al país, fue con motivos de ser empleados en el sector minero.

Otro cargo que le fue atribuido al empresario, dice relación con una posible conspiración contra las leyes estadounidenses, al contravenir varias de las normativas locales, lo que resume las acciones mencionadas anteriormente.

A 35 años de presidio, más el pago de una multa de 600 mil dólares, es el máximo que podrían sumar los cargos que se le imputan a Cardoen, en el documento de extradición que se encuentra en poder de Cancillería desde el jueves pasado. 

Prueba clave

La declaración jurada de Ricardo González, Agente Especial del Departamento de Seguridad Nacional fue una de las pruebas presentadas por el Departamento de Justicia, para solicitar la extradición de Cardoen.

Específicamente en la punto 15 de la declaración del agente, se detalla lo siguiente: "El 29 de marzo de 1983, o alrededor de dicha fecha, Cardoen, se reunió en Bagdad, Irak, con oficiales iraquíes a fin de negociar la venta de bombas de racimo a Irak. Según una persona que estuvo presente en el momento y que después pasó a ser testigo para el gobierno de los EEUU, Cardoen explicó a los oficiales iraquíes que había obtenido zirconio de los Estados Unidos para usarlo como refuerzo incendiario en sus bombas de racimo".

Luego en el punto 33, versa: "Durante el transcurso de esta conspiración, se entregaron a Irak miles de bombas de racimo de Cardoen. Después de la Operación Tormenta del Desierto, la campaña militar estadounidense que culminó con el fin del gobierno de Saddam Hussein, el personal del Ejército de EEUU recuperó al menos una bomba de racimo sin usar de Cardoen en Irak. La bomba tenía la marca de CARDOEN, y su número de serie concordaba con los números de series contenidos en la documentación relacionada con los contratos de Cardoen con la Fuerza Aérea Iraquí. La bomba fue inhabilitada y transportada a los EEUU".

Para el 25 de junio está programado que sea notificado de la formalización del pedido de extradicción, día en que también las autoridades de Estados Unidos requirieron preste declaración en el caso.

Compartir