Agencia Uno

Secta de Antares: Los descuidos y pruebas que delataron a madre de bebé asesinado

  • Por Meganoticias

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

Natalia Guerra, exmiembro de la secta liderada por Antares de la luz, fue capturada en una parcela en Isla de Maipo, tras permanecer dos años prófuga. La PDI logró dar con su paradero gracias a una serie de pruebas y evidencia recigida gracias a descuidos de la mujer, que incluyeron unos papeles escritos por ella hallados en la basura.

Pericias

Una de las tácticas de Natalia para no ser encontrada era cambiarse de domicilio constantemente, fue así como en una casa de Calera de Tango, donde vivía con su pareja, dejó olvidados algunos documentos antes de irse a vivir a Isla de Maipo. Entre ellos había tarjetas bancarias y su licencia de conducir.

Con dichos antecedentes, se logró identificar a la pareja de Natalia, a quien se le investigó para dar con la mujer. Fue una videollamada entre ellos, donde él le preguntaba en el aeropuerto sobre qué perfume quería que le comprara, la que finalmente fue clave para su detención.

Las pruebas 

El comisario Juan Pardo, jefe de la Brigada de Investigaciones Policiales Especiales, señaló: “Él realiza una videollamada con una mujer, preguntándole qué perfume quería o qué perfume quería que le regalara, en ese momento los funcionarios que realizaban el trabajo en terreno, se percatan que la mujer que estaba haciendo la llamada era Natalia Guerra".

Luego de una serie de peritajes en la residencia donde se encontraba Natalia, encontraron entre la basura algunos papeles escritos por ella con una lista de cosas que necesitaba, los cuales fueron cotejados con unos anteriores.

Continuaba haciendo reuniones

En este sentido, el comisario explicó: “Cuando nosotros llevamos la investigación, pudimos hablar con ciertas personas, y una de ellas nos comentó que había reuniones que se hacían en la casa, un grupo acotado de gente, donde se asociaba mucho a la espiritualidad y la sanación del cuerpo y la mente”.

La condena de Natalia

Cabe señalar, que Natalia Guerra, era la madre del lactante que fue quemado vivo por considerar que era el 'anticristo' en la secta liderada por Antares de la Luz, delito por el que fue condenada por parricidio a cinco años de presidio menor en su grado máximo sin pena alternativa.

Ella se encuentra en el Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín, donde deberá cumplir su sentencia, tras permanecer prófuga desde 2017.

Compartir