Verónica Foxley sobre la secta de Antares de la Luz:

Verónica Foxley sobre la secta de Antares de la Luz: "Ellos creían que él realmente era Dios"

  • Por Rafallea Bremer

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

En conversación con el programa Qué Hay de Nuevo de Radio Infinita, Verónica Foxley, periodista y autora del libro "Cinco gotas de Sangre, la historia íntima de Antares de la Luz", reveló detalles sobre Natalia Guerra, la madre del infante quemado por la secta de Antares.

MIRA TAMBIÉN: Secta de Antares de la Luz: Los descuidos y pruebas que delataron a madre de bebé asesinado

¿Qué dijo sobre Natalia Guerra?

La relación de Guerra con la secta comenzó gracias a su pareja de esa época, Pablo Undurraga, quien la invitó a conocer al líder Antares de la Luz. En un comienzo los rituales eran disfrazados como talleres espirituales. "Cuando uno pasa a ser parte de una secta, no es muy fácil darse cuenta", dijo Foxley.

MIRA TAMBIÉN: Detienen a madre de bebé asesinado en la secta que lideraba Antares de la Luz

Para la autora, la personalidad de Guerra influyó en su relación con la secta. "Siempre estuvo ligada a una búsqueda, tenía bastantes inquietudes espirituales y ciertos vacíos", afirmó.

La relación con Antares

Foxley describió la relación de los integrantes de la secta con su líder Ramón Castillo Gaete, más conocido como Antares de la Luz. "Ellos creían que Antares realmente era Dios, no hay momento de dudas (...) Los castigaba, los desnudaba, los obligaba a cortarse el pelo. Hay un proceso de inducción muy sutil en un principio", señaló.

El vínculo entre Antares y Guerra aumentó, según Foxley, cuando él la escogió porque creía que las mujeres lo purificaban. "La induce a terminar la relación con Undurraga y le dice que si no tiene relaciones sexuales con él se iría al infierno", comentó.

La periodista también relató el momento en que Guerra le dijo que estaba embarazada: "Él dijo que no podía tener hijos y que ese niño era la encarnación de Lucifer (...) No le quedó otra que seguir adelante con el embarazo, fue una obligación de Antares. La aisló y la encerró con llave".

Finalmente, se comentó sobre el arrepentimiento de Guerra. "Quedó horrorizada con todo lo que pasó, siempre se ha sentido una víctima de todo esto", expresó.

Compartir