"Sabía que el que pintara arriba de ese muro iba a ser juzgado": Polémica por reemplazo de conocido mural de Santiago

  • Por Oliver Rodríguez

Seguir

Guardar

Guardada

Como ocurre cada cierto tiempo, el debate en torno a cuándo una obra callejera puede ser o no reemplazada por otra, se ha abierto otra vez.

La ya tradicional mujer de espalda con trenzas pintada en un muro ubicado Santo Domingo con Miraflores, en pleno centro Santiago, ya no existe. En su reemplazo, una nueva figura femenina -con el mismo tipo de peinado- fue plasmada en el lugar, aunque esta vez de frente.

Tras conocerse la renovación del muro en redes sociales, múltiples usuarios reprocharon el hecho realizando comparaciones entre las obras, pese a que la nueva aún se encuentra en proceso. 

El mural reemplazado, cuyo nombre era "Ganza", fue realizado en 2015 por el pintor nacional Javier Barriga (@grasosobremagro) utilizando solo latas de spray. Tras cuatro años, sufría un par de vandalizaciones o rayados encima, además del desgaste propio del tiempo. 

Último estado de la obra:

Barriga

Es por esto que el artista se encontraba buscando financiamiento para renovar el muro con una nueva obra, aunque esto no prosperó. "Yo quería renovarlo, pero desde la Muncipalidad se me recomendó que no lo hiciera porque la gente le tenía mucho aprecio. Entonces ahí resolví restaurarlo", cuenta Barriga a Meganoticias.

"La Crista", ubicada en Suecia con Avenida Providencia:

 

Sin que dicha restauración se realizara aún, aparece la figura de Danilo Quijada, más conocido como Cub2, un graffitero nacional de largo y reconocido recorrido. A través de Instagram, le manifiesta a Barriga su intención de pintar sobre su obra.

"Yo le advertí igual que teníamos este proyecto con la Municipalidad de Santiago. Y a las tres semanas -yo creo que no se aguantó, tenía el muro bien visto- me avisó que iba a ir a renovarlo", señala el autor del antiguo mural.

Mural de Barriga en Museo a Cielo Abierto:

Si bien Barriga manifiesta que su colega estaba en "todo su derecho" de reemplazar su obra, toma palco para observar la reacción ciudadana ante el hecho.

"Yo soy un espectador de esta situación porque yo sabía que el que pintara arriba de ese muro iba a ser juzgado. Mi trabajo duró cuatro años prácticamente sin rayas y eso para mi es una muestra suficiente del respeto que la gente le tiene a mi trabajo", apunta.

El artista reconoce que hay un aspecto que analiza de forma personal. "Encontré muy extraño que su obra estuviera colgada de la mía. Pintó un personaje que es una mujer, que tiene un peinado con trenzas y está de frente. Jugó un poco a darla vuelta y ahí yo creo que su obra se engancha directamente con la mía", señala.

Cub2

Cub2, por su parte, dice estar tranquilo con su decisión. El muro de la polémica, de hecho, formaba parte de sus pretensiones graffiteras hace varios años y estas habían sido interrumpidas con la prolija obra de Barriga.

Para él, cuatro años y el estado en que se encontraba la obra son suficientes argumentos como para realizar su intervención. Además, dice, pasaron meses entre su aviso y la ejecución.

Spray sobre muro:

"Sé que la gente está con pena o con furia por el mural porque le tomaron cariño. Claro, es una obra que es armoniosa, de gusto de todos", señala Quijada.

Óleo sobre tela:

Finalmente, hay dos elementos en los que ambos artistas coinciden: El primero, es que los trabajos en la calle se exponen a este tipo de situaciones. Mientras que el segundo, es la intención que hubo en la nueva obra, directamente vinculada con la anterior.

"Mi idea fue dar vuelta a esta chica que está de espalda con las trenzas, porque se ve una niña super fina, de otra clase. La intención es mostrar el lado oscuro, del miedo que tiene el humano, las angustias", concluye el autor para luego asegurar que seguirá pintando hasta terminar su versión de la mujer con trenzas.

Compartir

Temas de esta nota