Aduanas en Alerta: Los secretos que se esconden en las maletas

Aduanas en Alerta: Los secretos que se esconden en las maletas

  • Por Mariano Peñafiel Durruty

Guardar

Guardada

Más de 23 millones de pasajeros viajan por el aeropuerto de Santiago al año, número que cada temporada aumenta, por lo que la Aduana debe trabajar día y noche para evitar que elementos prohibidos ingresen al país.

Productos falsificados, animales exóticos y hasta córneas son todos los días detectadas, así que durante 3 días acompañamos a los fiscalizadores y nos encontramos con decenas de sorpresas.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS FISCALIZACIONES?

Uno de los métodos más conocidos es el escaner, en el que los funcionarios detectan elementos extraños o no declarados, tras lo cual abren las maletas para corroborar la información entregada por la máquina.

Otro punto son los regalos, ya que cada viajero mayor de 14 años puede traer obsequios hasta por 300 dólares, una normativa que no todos conocen.

Es por eso que todos los días miles de productos son retenidos por los fiscalizadores: remedios sueltos en las maletas, artículos animales, regalos que superan el límite e, incluso corneas, son solo algunos de los casos.

MIRA TAMBIÉN: Fin de los "Guetos Verticales": Obras siguen avanzando pese a dictamen de Contraloría

¿Es frecuente que entren corneas por el aeropuerto? Si, todos los días están llegando de este tipo de mercancías, de diferentes clínicas o fundaciones, que deben retirar en el aeropuerto.

El ingreso de córneas al país es una realidad mucho mayor a la pensada, el 2018 ingresaron 156 y este año ya han llegado 12 cajas.

Sólo en el Aeropuerto de Santiago, al año más de 10 mil productos son retenidos por los fiscalizadores de aduana y la pregunta que muchos se hacen es: ¿Qué pasa con todas esas cosas?.

MIRA TAMBIÉN: Tours con Sentido: Los recorridos por Santiago para aprender sobre feminismo y el movimiento LGBT

Las mercancías que están retenidas para pago de impuesto y las que caen en presunción de abandono, o las mercancías que están incautadas y llevan más o menos 90 días, son mantenidas en bodegas.

Pero todo lo que supere ese período es retirado del aeropuerto y almacenado en una unidad externa, para luego ser rematados.

La fiscalización en la entrada al país no descansa, ya que en cada maleta que llega puede haber una artículo prohibido.

Compartir