Tráfico de recetas médicas

Trafican recetas médicas para obtener Fentermina

  • Por Javiera Rodriguez

Guardar

Guardada

¿Qué pasó?

La Fentermina, un medicamento supresor del apetito que se vende sólo con un tipo de receta médica especial, está siendo vendido de manera irregular a través de internet y, en algunos casos, de forma presencial.

Sin embargo, lo más grave radica en el tráfico de recetas médicas para comprar este medicamento, ya que serían los propios médicos los responsables de estas ventas.

"Nuestra preocupación es bastante grande porque hemos visto que hay doctores que más que hacer un uso médico de la fentermina están haciendo un uso comercial", señaló el secretario nacional del Colegio Médico, José Miguel Bernucci.

¿Qué es una receta cheque?

Para adquirir la Fentermina se necesita una receta cheque, una clase de receta médica retenida que sirve sólo para comprar estupefacientes y psicotrópicos. Son documentos foliados que los médicos consiguen en las secretarías regionales de salud.

MIRA TAMBIÉN: Denuncia de Ahora Reportajes: El tráfico de recetas médicas para comprar fentermina

El limitado uso de estas recetas hace posible rastrearlas y de este modo llegar hasta el doctor que las prescribe.

 

"La receta cheque es restricción solamente de los médicos, y la persona que debe fiscalizar que esto tenga un buen uso es el Seremi de Salud", explicó la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza.

"Cualquier persona que venda una receta cheque está cometiendo un fraude, por lo que arriesga un pago desde 40 hasta 400 unidades de fomento. La segunda posibilidad que se arriesga es presidio mayor en calidad mínima o moderada", añadió

Riesgos de consumo de Fentermina

La Fentermina es un familiar de la anfetamina y su mal uso puede convertir a este remedio en un potente anorexígeno.

El doctor José Miguel Bernucci señaló que el uso de la Fentermina puede producir un aumento en la presión arterial y en la frecuencia cardiaca. Además puede causar un eventual aumento en los riesgos de contraer enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares.

Compartir