Imagen referencial /  Kuo-Chiao Lin

Dormir poco o de manera fragmentada podría incrementar los riesgos de padecer diabetes

  • Por Cristian Reyes

Guardar

Guardada

Dormir poco o de manera fragmentada, está muy lejos de ser un beneficio para el cuerpo. Es más, esta situación podría incrementar los riesgos de padecer diabetes.

Lo anterior se debe a que se incrementan los niveles de cortisol y de la hormona del crecimiento. Así, hay más azúcar dando vuelta en el torrente sanguíneo. 

"Los pacientes con diabetes tipo 2, tienen hasta un 45% de probabilidad de sufrir trastornos del sueño y quienes duermen menos de 6 horas diarias tienen un 50% más de probabilidades de presentar diabetes", señaló al diario La Tercera el neurólogo y director Internacional del Instituto Europeo del Sueño, Diego García-Borreguero.

MIRA TAMBIÉN: No es la mejor combinación: Antibióticos bajan su efecto cuando los mezclas con alcohol

Añadió que “en las personas jóvenes y previamente sanas, la restricción del sueño a 4 horas por día a lo largo de 6 días consecutivos es suficiente para reducir la curva de tolerancia a la glucosa y producir un estado hiperglicémico, es decir, tener una cantidad excesiva de glucosa en la sangre”.

La relación entre las horas de sueño es tan seria, que afecta también a los pacientes que ya tienen diabetes.

“El sueño se compone de varias etapas: REM, y fases de sueño No-REM 1, 2, y 3. La fase 3, o sueño de ondas lentas, es considerada como la más reparadora y está directamente relacionada con cambios metabólicos y hormonales. En esta fase se regulan los niveles de insulina, ya que en este momento el cerebro utiliza menos glucosa, la glándula pituitaria segrega menos corticoesteroides, la actividad nerviosa y muscular es menos activa, por lo que los requerimientos energéticos disminuyen. Como resultado, el organismo necesita menos energía y el metabolismo de la glucosa disminuye”, cerró García-Borreguero.

Compartir