¿Qué fue de El General? Ahora, andar solo por las calles es una creencia

¿Qué fue de El General? Ahora, andar solo por las calles es una creencia

  • Por Matías Andújar

Disparadme al corazón,
os lo pide vuestro General
Domingo Bates

El General —cantante panameño—, actualmente se divide en dos. Y no en cuatro, como se hace para dibujar el retrato de un rostro. Aunque de la dimensionalidad de su humanidad poco podemos saber. Uno, el mulato muchacho goloso, de cabeza cuadrada que tenía sexualizada y babeada a toda Latinoamérica con su pegajoso ritmo, y que abandonó su carrera musical el 2004, para convertirse en el segundo General. Un mulato adulto de corbata que predica y dicta —cual General— la palabra del “Señor”. La evangelización. Una metamorfosis, una vuelta de carnero al universo de los Testigos de Jehová. Es miembro activo de la Congregación Cristiana. Su motivación es recorrer las calles de Panamá y dejar y esparcir el mensaje de salvación. Dejó su limusina y su vida de lujo. Dicen que no se le ve por semanas, mientras recorre tierras extrañas. Camina sobre un cemento húmedo y viste la llaga de dios. Él va golpeando las puertas, pero la suya no la abre ni aunque fuese el mismo diosito, porque sabe qué le va a preguntar.   

Admite su pasado, pero no le gusta nada que le toquen el tema. Argumenta que “Satanás le hizo cantar esos temas. Es un trofeo de Satanás”. Y que está muy arrepentido, que le pidió perdón a Jehová por todo lo que hizo. 

Después de succionar, con dinero nuestra alma, hasta Homero Simpson se sentiría culpable. Igual, tiene un mérito. Por lo menos tiró la piedra y después escondió la mano. Es más viejito, de otra generación. Ahora, las piedras son cuchillas y las manos los billetes que nunca desean parar de contar. Sería como imaginar a Maluma de pastor. 

Hay que buscar al mejor Dios, aquel que venda salvación, una manzana que morder. El General fue una deidad. Hasta el día de hoy, seguro, ponen un tema de él, en esos lugares de cerveza y se vuelven locos. El roce los vuelve locos. “Alza la mano si tú estás gozando / Alza la mano si te gusta marihuana”. Y todos, lindos ellos, levantaban la manito. 

Hasta las nuevas generaciones lo conocen y lo vacilan. Es un rap latino y un reggae muy grande y fuerte. De ahí salió la palabra reggaeTÓN. Y de éste fue un pionero. El precedente por excelencia. Un nuevo hechizo para dominar la tribu, un nuevo hit para controlar y olvidar. Venta de sonrisas al por mayor. 

Nuestros nuevos amigos conservan la misma estética crónica y el mismo mensaje defectuoso. Sus videos nos muestran exactamente los mismos potos aburridos, el flaiteo de brazos y manos, la actitud de interpelación a la cámara. Las mismas cadenas al cuello. Les rompieron el corazón con una mentira. Ahora te mienten con otra. La verdad, no hay nada nuevo. Porque cuando hay confusión, la gente aprieta sus ideas.

Uno está en todo su derecho de arrepentirse cuando siente —o le dicen y le muestran otra perspectiva—, pero de ahí a echarle la culpa al pobre Satanás, es otra cosa. Porque a Edgar Franco, nuestro invitado, le gustaba la cosa, le gustaba más que la sangre a los tiburones. Comenzó a latir, a salpicar, a palpitar, a endulzar su cuerpo. Basta verlo. 

Suspiraste de anhelo, Edgar, sin principio ni horizonte. El pasado y el futuro deciden tu presente. ¿A dónde vas para alejarte?   

En una entrevista expuso que “las letras causaban conflicto con mi conciencia, pero me dieron unos tragos y las grabé”. No le echemos la culpa al alcohol. El alcohol es un noble elixir, Edgar. El candor del frenesí. Desde el Antiguo Egipto y civilizaciones ancestrales, que aún nadie puede decodificar, que elaboran cerveza. Y también “tienen a otra y la tienen para mmmhhh”. El contenido está ahí, salta a la vista, como decíamos el otro día, estamos muy sexualizados desde el tiempo de las cavernas, pero la forma, la forma, la forma. 

Uno se puede esconder de todo, menos de su pasado. Despierta demonios escondidos. Que todos tenemos. ¿Tú? ¿Qué cicatrices llevas dentro? 

Abramos las puertas del infierno. Demos cara. 

El amor, la salvación que nos promete ese libro que promueven, de puerta en puerta, es solo una duda. Acostarse y ver las noticias te da una mejor respuesta. Porque refleja la miseria. No anda escarbando las palabras que te hagan fascinar. Además, no hay escrita ninguna en ningún libro. 

Después del retiro de los sonidos “generalísticos”, hubo un extraño silencio. Una espera inquieta. Hasta que llegó, para quedarse, al parecer, Daddy. Y aquí estamos. Donde vayamos está él o los que quieren ser como él. 

Cuando el amor se confunde con la lujuria. Cuando la lujuria se confunde con el amor. Contando las olas que vienen y mueren. A nuestros pies. Jugando en la última orilla. 

Quizás esta nueva vida es un intento por volver a la verdad.  

La verdad nunca salió de los labios de nadie. Pero, mami, tú pregúntale a El General y él te va a poner a rezal (sic). 

No quiero ver el final. 

******
Zona tres datos:

1.- Daddy Yankee sacó una versión sustentada en “No Me Trates De Engañar”.
2.- Su seudónimo se debe a un amigo militar que le prestó su uniforme para sus primeras presentaciones.
3.- Pinochet dejó a El General presentarse en Chile. Pero no de uniforme. Él era el único General. 

 

Compartir