El equipo de Chile Profundo llegó al extremo norte de Chile para participar del Machaq Mara, un ritual del pueblo Aymara en el que celebra un nuevo ciclo con la creencia del retorno al sol y sacrificios para asegurar la prosperidad del pueblo. 

La altura fue un factor importante para el equipo y en especial para Amaro Gómez-Pablos, quien en dos oportunidades debió ser asistido por personal médico.