El final del recorrido del equipo de Chile Profundo por el altiplano chileno estuvo marcado por el Machaq Mara, un ritual Aymara que celebra la llegada de un nuevo ciclo andino, y donde los sabios de la comunidad realizan sacrificios y ofrendas con la aparición de los primeros rayos de sol. 

Este es el momento de la Wilancha, sacrificio de dos llamos blancos a los que se les extráe el corazón.