La familia de Perla, la perrita que falleció el jueves pasado, está devastada luego de denunciar a la empresa que contrataron para los servicios de cremación de no entregarles las cenizas de la mascota. 

Verónica pagó 70.000 a PET Cremaciones, sin embargo, el negocio que según la página web estaba ubicado en Lampa, no existía. La familia llegó hasta el lugar, pero no encontraron nada, por lo que publicaron su denuncia en redes sociales. Tras esto recibieron un llamado de la empresa para informarles que ya habían cremado a Perla y podían entregarles sus cenizas. 

La familia se negó a recibirlas, porque quieren asegurarse del proceso de incineración y que los restos correspondan a los del animal que tanto amaron. 

Revisa aquí el insólito caso.