Un hombre de look intelectual asiste a un concurrido restaurante de Viña del Mar para perpetuar sus delitos. A través del método "el torero" sustrae las pertenencias de sus víctimas, las revisa y se queda con lo más valioso. Como si nada, devuelve la prenda donde se encontraba inicialmente. 

Esta mañana en Mucho Gusto revisamos el registro de las cámaras de seguridad del recinto, donde se observa el descarado actuar del delincuente que utiliza una chaqueta como principal arma para robar carteras de las mujeres que disfrutan de una comida.  

¡Realmente indignante! Mira en este video el testimonio de Verónica Lillo, testigo del robo.