Esta mañana Simón Oliveros y el Ministro de Bienes Nacionales Felipe Wards ingresaron con las cámaras de Mucho Gusto, por primera vez, al departamento de Gladys, una mujer que murió sin que nadie supiera. Su cuerpo permaneció dos semanas en el interior de la vivienda. 

No tenía herederos, ni familia, ni amigos que se pronunciaran luego de su fallecimiento. Hoy, luego de cinco años, su inmueble se transformó en una herencia vacante. 

En el recorrido del equipo del matinal se encontraron con una tasa de café servida, fotos religiosas, artículos de higiene y su ropa intacta.