Luego del estudio de la Universidad de Chile que concluyó que la composición de los balines utilizados por Carabineros como armas anti-disturbios es de un 20% por caucho mientras que el 80% restante se divide entre sílice, sulfato de bario y plomo, se comunicó la suspensión de estos elementos en las manifestaciones. 

[Mario Desbordes adelanta anuncios de agenda social: Mejoras en pensiones y medicamentos]

Rodrigo Herrera comprobó cómo funcionan y cuánto daño provocan estos perdigones que han dejado a más de 200 personas con daño ocular. El periodista identificó la diferencia entre balines de goma y de plomo y en los impactos a distancia.