La competencia por la supremacía esta vez puso a prueba la fuerza y ante la reñida lucha el juez de la actividad debió cambiar las reglas. Toda lucha deja secuelas y le equipo que perdió en esta ocasión tuvo duros golpes por la derrota.

Parte del premio le fue arrebatado a los azules, mientras que uno de sus integrantes quedó afectado por el enorme esfuerzo que debió realizar.

Además de una nueva amenazada, el equipo también pasa por quiebres internos en cuanto a parejas. Isaac recibió un ultimátum por parte de Keyla, por una oculta relación que tenía fuera del programa.