Diego, Antonia y Martina se enfrentaron a los prejuicios de la madre de Manu, quien se enteró en la reunión que tuvieron en el colegio para descubrir que su hija y Martina están pololeando. 

Luego de un tenso momento, Diego tomó la palabra para intentar ponerse de acuerdo en que lo más importante para todos es la felicidad de los hijos, aunque en medio de la conversación la madre de Manuela no recibió bien las palabras del doctor y la reunión tuvo un abrupto final.