Nicolás y Julieta son compañeros de curso y ambos han tenido algunas actitudes extrañas en el último tiempo, ya que sus intereses y gustos han cambiado. En primer lugar, el hijo de Florencia ya no quiere jugar fútbol y se unió al taller de cocina y por otra parte, Julieta se ha inscrito en el taller de fútbol. Inicialmente para Mané y Florencia ha sido difícil entender pero se dan cuenta que sus hijos tienen la razón. 

Revive este momento a continuación