Javier tiene dudas sobre la relación de amistad de Florencia y Mané, puesto que las ve muy cercanas y Don Anselmo le fue con rumores sobre una supuesta infidelidad. Tanta es su preocupación que incluso llegó a soñar que ellas contraían matrimonio y aprovechaban de vengarse de sus engaños.