Esposa de Sergio Falco, con quien lleva 50 años de matrimonio. Madre de Leonor, Isabella, Alejandra y Mónica. Encantadora, positiva, bella y abnegada. Nora siempre fue reconocida como la mujer modelo de entrega y afecto entre los amigos de la familia. Para sus hijas, el mundo podía caerse a pedazos, pero sus padres seguían juntos en la hermosa casa de su infancia. Al comienzo la vida de los Falco parecía una verdadera postal, un comercial de gente feliz como los que el mismo Sergio ideaba. Una casa hermosa, cuatro niñas sanas y alegres corriendo por el patio, jugando con la emblemática casa de muñecas, juguete favorito de las “niñitas” desde siempre.

Pero la vida de Nora no era precisamente una paleta publicitaria. Años de vivir al servicio de su marido y sus niñas, postergando sus propios deseos y hasta su propia realización profesional, la hicieron darse cuenta de que la vida le había pasado por al lado sin haber podido realizarse como mujer. A los 75 años decidió que no había tiempo que perder: que había llegado el momento de ser feliz, por mucho que al resto la tildara de loca.

Y no ha sido fácil de entender, porque Nora guarda un secreto. Este repentino cambio de personalidad y conducta se debe a que hace poco Nora se ha enterado de que sufre una enfermedad que irá deteriorando lenta e irremediablemente sus facultades mentales: El Alzheimer. La confirmación del diagnóstico arrojó que está en la primera etapa de avance de la enfermedad: en el momento en el que olvida nombres y tiene algunas lagunas mentales. Pero sabe que llegará el momento en que el mundo se convertirá en un lugar extraño y desconocido, olvide el nombre de los que ama, el suyo propio y no pueda ya valerse por sí misma.

La noticia es devastadora. Pero Nora, positiva y sabia, decide no echarse a morir, sino todo lo contrario: vivir a concho el tiempo de lucidez que le queda disfrutando de sus hijas y de sus nietos a quienes adora. Quiere que ellas se den cuenta de que están en una etapa de la vida en la que todavía pueden hacer modificaciones para estar mejor y que nunca es tarde para ser feliz. Nora transformará y revolucionará la vida de su familia en todo sentido como último regalo.