Isabella es la tercera de las hermanas, con una vida estable, casada con José Luis Hurtado, antiguo compañero de colegio, un hombre que la quiere, la respeta y la mantiene, y dos hijos, Constanza y Julián. Isabella es una mujer que ha ocupado su lugar en el mundo sin cuestionarse demasiado. Sus hermanas, profesionales y con un mundo laboral intenso, siempre le han enrostrado su rol de ama de casa y mantenida. Sin embargo, trabaja todo el día. Aunque nadie le pague un sueldo, tiene que preocuparse del marido, de los hijos, de las compras y la mantención de la casa, de las nanas, del jardinero, de la programación de las vacaciones, de la vida social, de las reuniones de colegio y, muchas veces, hasta servir de confidente de sus hermanas.

La sorpresiva separación de sus padres la hará cuestionarse. ¿Está satisfecha con su vida? Su marido, ¿realmente la quiere? Sus hijos, ¿realmente la respetan? A su edad, ¿es una mujer o simplemente la señora que hace malabares para que la casa y la familia funcionen para que el resto?