Rodrigo fue el último intento de Alejandra por sentar cabeza. A pesar de que el matrimonio no resultó y se divorciaron, nunca ha perdido la esperanza de poder reconquistarla.

Se desempeña desde hace unos años como productor de la Agencia Felichitá. Sin embargo, y a pesar de que está catalogado como uno de los mejores en su área, Rodrigo está lejos de querer demostrar nada o de dedicar su vida por completo a descollar y demostrar lo bueno que es. Es buenmozo, trabajador y creativo. Padre muy presente y adora a su hija Natalia de ocho años que tuvo con Alejandra. Se caracteriza por ser un hombre de buen corazón y que siempre está dispuesto ayudar a alguien que lo necesite.

Esto, sin embargo, más de alguna vez le trae problemas, ya que, si de algo es incapaz Rodrigo Hormazábal, es de decir “no” a algún favor que alguien le pida, especialmente si se trata de un amigo o de la propia Alejandra. Sin embargo, Rodrigo empezará a establecer límites, a hacer las cosas sólo en la medida en que quiera hacerlas y si no, no, y al que le gusta bien y al que no, mala suerte.