Federico es el esposo de Leonor y un destacado psicólogo que ha desarrollado una vasta carrera profesional tanto en el ámbito privado a través de su consulta, como en la docencia universitaria. Su nombre es reconocido tanto en Chile como en el exterior ya que ha llegado a un punto muy alto en su carrera. Hombre de carácter suave y apacible, poseedor de una inteligencia fuera de lo común. Disfruta de la buena mesa, de un buen vino y de una lectura amena. Federico se siente satisfecho con lo que ha logrado a lo largo de su vida: un hogar estable y feliz y una carrera brillante.

Fascinado por la belleza, inteligencia y madurez de Leonor cuando era su joven y destacada alumna de psicología, Federico, a pesar de los casi veinte años que los separan, supo que ella sería la mujer con quien iba a compartir el resto de su vida. De esta manera, supo darle a la joven Leonor la estabilidad y la contención que ella necesitaba luego del quiebre con Octavio Sepúlveda, el primer gran amor de Leonor.

Sin embargo, esta seguridad en sí mismo será lo que causará la debacle. Ya que de alguna manera será incapaz de ver las reales necesidades de Leonor. Para él, Leonor es un pilar inamovible de seguridad y no contempla siquiera la posibilidad de que quien ha sido su mujer por más de veinte años pueda desestabilizarse, pueda querer otra cosa en la vida, pueda sentirse atraída por lo arriesgado, la aventura, la pasión.