Carolina bajo el hábito de la hermana Celeste comienza a conectar con el dolido Óscar luego de recibir la carta de su muje. Está dolido y la prófuga ve la cara más vulnerable del hombre que le hizo la vida imposible al comienzo en la Isla.