Después del beso que Carolina se dio con Oscar, ella no quiere irse de la isla. Es más, le pidió al padre Gabriel por favor si es que la dejaba quedarse. El padre Gabriel lo pensó harto y le dijo que sí, pero si cumplía una sola condición.