Luca está desesperado y llevó al extremo su ansiedad por el perdón de Rosalía. En una especie de huelga, él se propuso estar afuera de la casa donde su amada habita con las demás mujeres de la Isla hasta que vuelva con él.