Juliette llegó hasta la casa de Luca para enrostrarle lo mal que lo había hecho al decir que ellos habían tenido un affaire en el pasado.

La francesa le pidió que no dijera más que podía ser el padre del hijo que espera, porque, simplemente, ella jamás podría tener un hijo de él.

¡Revisa el momento a continuación!