Beatriz estaba decidida: quería deshacerse de su colega, Aníbal Ramos, tras tratar de sacarle información respecto a su hermano, que lo tenía escondido en su casa. Y fue el hermano de Beatriz quien iba a ahogar al fiscal con una bolsa de plástico.

Para la suerte de Aníbal, Cynthia llegó justo a tiempo para rescatarlo y traerlo de vuelta al mundo. Luego Karen y su hija Rocío llegaron hasta la fiscalía para reencontrarse con un Aníbal exhausto de haber vivido una experiencia traumática como la que es sufrir un secuestro.