Benjamín está furioso por los abusos que perpetró Matías a Florencia y a él. Se lo llevó a un sitio alejado, tomó una picota y amenazó con acabar con la vida del profesor y, hasta ese momento, su padre.

Pero a un segundo de ser atacado Matías le dijo la verdad a Benjamín: él no es su padre. La verdad dejaría estupefacto al joven que, paralizado, no podría más que negar lo escuchado. Además le dijo quién era su padre biológico.